Los test genéticos de paternidad no tienen limites, prácticamente casi todos los  centros de pruebas de ADN son capaces de poder decir quién es el padre del hijo aún sin estar presente el supuesto padre.

Esto supone una barrera sin límites en el campo de la genética molecular, ahora todo aquél que desee saber sus orígenes biológicos puede hacerlo con tan sólo una muestra de saliva.

Para que puedan determinar la paternidad, los laboratorios de ADN sólo necesitarán una muestra del hijo/a y una muestra de un familiar del supuesto padre (ya sea tío, abuela, primos, etc)

Los laboratorios pueden además analizar cualquier tipo de muestra, desde un pañuelo con sangre, un pelo, uñas, etc., pero siempre recomiendan que se envíen en la medida de lo posible muestras de saliva. Las muestras de saliva son tomadas al frotar un bastoncito de algodón por el interior de la boca.

En internet encontrará muchos centros que ofrecen el test genético de paternidad, sin embargo aconsejamos que antes de solicitar un test compruebe que laboratorio cumple con unos estándares mínimo, como por ejemplo estar certificado con la acreditación ISO.

Obtenga más información acerca de las pruebas de paternidad en Chile.

Cómo funciona un test de ADN

Cuando los laboratorios reciben las muestras de ADN lo primero que hacen es extraer el ADN de la muestra.  Existen muestras cuya tasa de éxito de extracción del ADN es menos exitosa  y eso dependerá de cuan expuesta a estado la muestra y cuan deteriorada. Las muestras de saliva tienen una tasa de extracción muy elevada y son las muestras que más recomiendan.

Una vez que hayan extraído el ADN de las muestras, los resultados serán igual de consistentes tanto si el ADN se ha extraído de una muestra de saliva como se ha extraído de una mancha de sangre. Lo más dificultoso por así decirlo es la extracción del ADN de la muestra, ya que a veces este ADN está roto o deteriorado y resulta imposible extraerlo de la muestra. Pero una vez extraído de la muestra, los resultados son igual de fiables y exactos.

Los laboratorios comparan cada locus genético entre los participantes de la prueba. Cada locus viene representado por un pico o número. Si los participantes tienen un mínimo de locus iguales significará que están emparentados biológicamente y si no tienen los mismos locus, entonces es que no estarán emparentados biológicamente.